“Cuidemos entre todos La Habana, capital de esta nación”

 havana-live-catedralLA HABANA, 15 Sept. Este domingo, han descendidos los velos que cubrían la fachada de la Santa y Metropolitana Catedral de San Cristóbal de La Habana, objeto de una delicada restauración de las piedras, que han incluido los campanarios, las puertas, los bronces de la catedral, en preparación de la visita del Papa Francisco.

Al mismo tiempo, también, se ha contribuido a la restauración interior del altar que, en su día, el Obispo de Cuba, Juan José Díaz de la Espada y Fernández de Landa, donó a ese templo que fue su Catedral.
Del mismo modo, toda la ciudad se prepara para el recibimiento del Papa y, por doquier, en la Plaza de la Revolución, en distintas avenidas y calles, y especialmente en el Centro Histórico, a donde asistirá también a la Santa Iglesia Catedral, se han tomado todas aquella provisiones necesarias para el embellecimiento de la ciudad, con motivo de una visita tan importante de carácter mundial.

No obstante eso, en el trasfondo de la cuestión y ante tantas preguntas que me hacen en todas partes, debo decir que esa voluntad de dar vida, hermosura, belleza a la ciudad tiene que ser permanente. Ese esfuerzo tiene que tener resultados, no puede disiparse solamente en cuestiones externas; tiene que ir a lo profundo de las cuestiones que hoy a todos nos preocupan.

No olvidemos que faltan solamente cuatro años para la celebración del 500 aniversario del establecimiento definitivo de La Habana en la costa norte, en el lugar que hoy ocupa, y justo al lado del puerto de su mismo nombre.
El primer cartel sobre ese 500 aniversario, ha sido colocado ya sobre el promontorio que preside el ingreso al Centro Histórico, al venir del malecón y subir sobre el emboque del Túnel de La Habana.

Como una especie de gran almanaque, aparecen, y se van quitando –como papeles del almanaque– las fechas que van desde este año 2015 hasta el 2019.