Cubanos opinan sobre crisis en el transporte interprovincial en la Isla

LA HABANA, 26 Ago. Para un ciudadano de Cuba viajar desde La Habana hasta Santiago con el transporte interprovincial representa todo un quebradero de cabeza, especialmente cuando se viaja sin una reserva previa.

Según detalló ‘Cubanet’ muchos cubanos se ven obligados a recurrir a los porteadores particulares, o a pasar varias noches en las terminales de ómnibus.

“Al final tienes que hacerte el harakiri y morder con los camiones. De lo contrario lo único que queda es ‘pedir botella’ en la autopista. Pero la gente pasa cuatro y cinco días durmiendo en las cunetas hasta que logran llegar a Oriente”, relató un residente de la mayor de la Antillas que esperaba en la terminal La Coubre.

Nuevo ómnibus Yutong a punto de salir de la terminal / Osniel Carmona 

El principal problema es que las medidas del gobierno cubano y la realidad siguen sin coincidir a la hora de atajar los problemas en la transportación.

En este sentido el inspector del Ministerio de Transporte (MITRANS), Adalberto Curvelo Frómeta, aseguró que se amplió la flota de la empresa Asociación de Transporte por Ómnibus (ASTRO) con 50 nuevos ómnibus Yutong, lo que posibilitó completar más de 400 salidas diarias y unir unos 70 destinos a lo largo del país.

Pero en el mes de junio las agencias estatales ya tenían reservados todos los pasajes en pesos hasta septiembre. La realidad con el transporte aéreo, a través de la empresa Cubana de Aviación, tampoco fue diferente al ser el primer medio en vender todos los boletos previstos para el verano con seis meses de antelación.

Ventas irregulares

Ante este escenario, las instalaciones de la empresa Asociación de Transporte por Ómnibus (ASTRO) y la terminal La Coubre se convierten en el lugar escogido por centenares de personas para tratar de conseguir los pasajes por otras vías.

“Los turnos se estancan, porque los trabajadores de la terminal los venden ‘por fuera’, lo mismo en 15 que en 20 CUC. Es complicado, hay mucha gente también a la caza, yo mismo no he podido comprar ninguno. Pero hay quien no puede pagar los pasajes a ese precio y se le complica mucho salir de aquí”, confesó al citado medio un ciudadano.

Usuarios durmiendo en una terminal de ómnibus / Osniel Carmona 

La alternativa pasa por reservar el ticket con la empresa Vía Azul, también integrada en la compañía nacional de ómnibus, pero el coste en CUC de sus servicios se convierte en un obstáculo difícil de salvar.

La terminal La Coubre

La terminal La Coubre, que ofrece servicios de ómnibus y ferrocarril, es una de los puntos del país que mejor representa los problemas diarios con el transporte.

“Si vienes dentro de tres días y te fijas bien, vas a descubrir que muchas de las mismas caras siguen aquí”, afirmó una usuaria de 64 años.

En esta estación los cubanos cuentan con la opción de adquirir los llamados pasajes de última hora. “Eso nada más lo pagan los ‘yumas’. Nosotros tenemos que esperar por los fallos. Tenemos el 1300 y la lista anda por los 400”, lamentó un usuario.

En La Coubre se cuenta con el tren “santiaguero”, que desde hace seis meses redujo su frecuencia diaria por trabajos de mantenimiento en las líneas. Las obras finalizaron y la periodicidad de viajes no ha vuelto a ser como antaño.
Tomado de Cibercuba