Cuba sufre en verano el impacto nocivo del polvo del desierto del Sahara

Cuba sufre en verano el impacto nocivo del polvo del desierto del SaharaLA HABANA, 11 jun (EFE) Cuba sufre en los meses del verano el impacto nocivo del polvo proveniente del desierto del Sahara, que arrastra minerales y contaminantes causantes de enfermedades respiratorias, según los resultados divulgados hoy de investigaciones de expertos cubanos.

Un estudio realizado por el centro meteorológico de la provincia occidental de Pinar del Río encontró picos “máximos” de asma bronquial que coinciden con la mayor presencia de polvo del Sahara en la isla en junio y julio, explicó el especialista del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología, Eugenio Mojena.

El experto participó en el Taller de Contaminación Atmosférica Contact 2018, donde presentó sus conclusiones recogidas hoy por el periódico oficial Granma.

En varias zonas del archipiélago cubano pudo detectarse también un incremento de la frecuencia de tormentas eléctricas, aunque acompañadas por una menor cantidad de lluvia, según Mojena.

El investigador resaltó que, de manera general, todas las provincias cubanas sufren los efectos perjudiciales del polvo del Sahara, que contiene hierro y sílice, entre otros minerales.

Asimismo, señaló que la presencia de contaminantes orgánicos como hongos, bacterias, virus y diversos ácaros patógenos pueden ocasionar enfermedades respiratorias agudas, alergias y problemas en la piel.

La llegada cada año a la región del Caribe de grandes cantidades de partículas de polvo, inmersas en las nubes generadas por las tormentas de arena del desierto del Sahara, afecta los ecosistemas terrestres y marinos, la salud del hombre, los animales y las condiciones del tiempo, precisó el experto.

Además, citó entre los daños que provoca sobre el entorno caribeño el declive de los arrecifes coralinos, el deterioro de la calidad del aire, el aumento de casos de asma bronquial, la reducción de las lluvias en verano y la merma en las cosechas de frutas, arroz, caña de azúcar, frijoles y otros cultivos.