Cuba presenta a empresarios que apuestan por Mariel

havana-live-marielLA HABANA, 6 Nov.  (AP) Cuba presentó este jueves a las primeras ocho empresas autorizadas a trabajar en su Puerto de Mariel y la zona aledaña de desarrollo, la obra de infraestructura más importante emprendida por el gobierno del presidente Raúl Castro y que busca darle un impulso a la economía de la isla.

“La oficina (de la Zona de Desarrollo de Mariel) ha trabajado en el desarrollo de la infraestructura y los servicios para que se establezcan los primeros inversionistas”, explicó a un grupo de periodistas Wendy Miranda, directora de Coordinación de Trámites y quien fue anfitriona de los empresarios.

Las firmas que ya están en autorizadas son PSA de Singapur que opera la terminal de contenedores del flamante puerto; las mexicanas Richmeat –que pondrá una procesadora de carnes– y la compañía Devox General Paint –una fábrica de pinturas; la española Profood Service para la fabricación de bebidas, y las belgas BDCLog y BDCTec con proyectos de servicios para contenedores y frigorífico. Todas ellas de capital 100% extranjero.

Además, Servicios Logísticos Mariel, completamente cubana y destinada a brindar apoyo de negocios, y Brascuba, una mixta isleña con socios brasileños que ya trabaja aquí desde hace décadas pero busca incrementar su producción de cigarrillos.

Ubicado a unos 50 kilómetros de la capital, el puerto Mariel con sus 17,9 metros de profundidad reemplaza al de La Habana que no pudo ser ampliado pues la extensión urbana de la ciudad y un túnel bajo la bahía lo impedían. La zona aledaña al nuevo puerto se convertirá en una zona de desarrollo.

La presentación de las empresas se realizó en el marco de la Feria Internacional de La Habana, el foro de negocios más importante de la isla y a la cual este año vinieron 900 firmas -unas 300 cubanas- de unos 70 países y entre las que se encuentran una veintena de Estados Unidos

El Puerto de Mariel fue inaugurado en enero de 2014, aunque la norma que regula la actividad de la zona -y por la cual se dan facilidades fiscales y aduaneras a las empresas que se instalen allí- fue publicada en 2013.

Durante la presentación de los nuevos usuarios estuvo presente Saul Berenthal, de la firma Cleber de Alabama y la primera estadounidense que ya tiene la aprobación de la isla para operar en Mariel, aunque aún está pendiente el permiso que debería darle el gobierno norteamericano que mantiene fuertes sanciones contra la isla.

Cleber trajo a la Feria Internacional de La Habana un prototipo de los tractores que pretende primero ensamblar y luego construir en la isla y cuyo modelo sencillo busca brindarse para las pequeñas fincas cubanas.

Miranda indicó que otros expedientes están en proceso de estudio para su aprobación y aseguró que no se excluye la instalación de trasnacionales o grandes empresas en la zona que actualmente cuenta con un perfil de medianas y pequeñas firmas.

Sin embargo, Miranda rechazó dar los nombres de las involucradas en las negociaciones.

Actualmente, las empresas estadounidenses tienen limitado su acceso a Cuba y al mercado isleño en virtud de las sanciones impuestas por Washington a la nación caribeña presionando por un cambio de sistema político.

En diciembre pasado los presidentes Barack Obama y Raúl Castro anunciaron el inicio de un proceso de normalización de los vínculos. Hasta ahora se relanzaron las relaciones diplomáticas y se flexibilizaron algunas medidas contra Cuba, pero el grueso de las sanciones que dependen de leyes del Congreso de Estados Unidos todavía está en pie.

Los empresarios instalados en Mariel defendieron el perfil de mediana empresa autorizada por Cuba.

“Por mi experiencia la empresa trasnacional trabaja para su accionista, antes para el mercado más que para su empleado o su misión. Nosotros como medianos para lo que nos gusta, para hacer una buena organización y satisfacer a quienes están a nuestro alcance”, explicó a la AP el mexicano Jaime Murow de Devox.

Devox espera tener su planta de pintura en funcionamiento en junio de 2016 y ocupará en ella a unos 50 trabajadores cubanos.

“Mariel no quiere empresas de mano de obra intensiva, por eso estamos haciendo una planta muy moderna y eficiente y vamos a tener una gran ventaja competitiva”, agregó Murow.

———-