Cuba inicia un plan de 100 años para protegerse del cambio climático

Cuba inicia un plan de 100 años para protegerse del cambio climáticoLA HABANA, 14 de ene. Después de que gran parte del norte de Cuba fuera devastada por el huracán Irma en septiembre, se ha dado nueva urgencia a un plan llamado Tarea Vida, que fue adoptado la primavera pasada por el Consejo de Ministros de Cuba. La revista Science informa:

Tras una década de construcción, el programa prohíbe la construcción de nuevas viviendas en áreas costeras amenazadas, ordena la reubicación de personas de comunidades condenadas por el aumento del nivel del mar, pide una reforma del sistema agrícola del país para desplazar la producción de cultivos de las áreas contaminadas con agua salada y explica la necesidad de apuntalar las defensas costeras, incluida la restauración del hábitat degradado. “La idea general”, dice [Dalia] Salabarría Fernández [bióloga marina cubana], “es aumentar la resiliencia de las comunidades vulnerables”.

David E. Guggenheim, científico marino y presidente de la organización sin fines de lucro Ocean Doctor en Washington, D.C., dijo a la revista: “Es impresionante. Cuba es un país inusual en el sentido de que realmente respetan a sus científicos, y su política de cambio climático está impulsada por la ciencia “.

El gobierno cubano planea gastar al menos $ 40 millones en el proyecto este año y presentará una propuesta de $ 100 millones a un mecanismo de financiamiento de las Naciones Unidas para proyectos relacionados con el clima. Las donaciones también han llegado de otros gobiernos.

El aumento del nivel del mar plantea el desafío más desalentador para Cuba. Durante el último medio siglo, el CITMA [ministerio cubano de la ciencia] dice que los niveles promedio del mar han aumentado unos 7 centímetros, arrasando las playas bajas y amenazando la vegetación de los pantanos, especialmente a lo largo de la sección media del sur de Cuba. La erosión costera es “ya mucho peor de lo que nadie esperaba”, dice Salabarría Fernández. Las tormentas conducen los mares ascendentes hacia el interior, contaminando los acuíferos costeros y las tierras de cultivo.

Aún peor es la reserva, incluso en escenarios conservadores de aumento del nivel del mar, que pronostican un aumento de 85 centímetros para el 2100. Según las últimas previsiones de CITMA, la incursión de agua de mar contaminará cerca de 24,000 kilómetros cuadrados de tierra este siglo. Alrededor del 20% de esa tierra podría quedar sumergida. “Eso significa que varios por ciento de la tierra cubana estará bajo el agua”, dice Armando Rodríguez Batista, director de ciencia, tecnología e innovación en CITMA.

Salabarría Fernández dice que Project Life tiene como objetivo restaurar la cubierta de manglar de Cuba, ya que “son la primera línea de defensa para las comunidades costeras”. Pero tantos manglares están muriendo ahora “.

Project Life también tiene como objetivo restaurar los arrecifes de coral que han estado expuestos a efluentes industriales e implementar una mejor ingeniería costera para las playas pesadas para turistas. El proyecto también tiene la polémica intención de reubicar a los residentes de algunas aldeas bajas, lo que, según Salabarría Fernández, desaparecerá a medida que las aguas sigan subiendo.

Los científicos sociales están trabajando con esas aldeas para educar a los residentes sobre los efectos del cambio climático. Batista dijo, “Irma nos ha ayudado con la conciencia pública. La gente entiende que el cambio climático está sucediendo ahora “.

El enfoque de Cuba sobre la comunicación con el público sobre el cambio climático contrasta con la administración Trump, que recientemente eliminó las menciones de cambio climático, energía renovable y temas similares de los sitios web de la Agencia de Protección Ambiental, el Departamento del Interior y el Departamento de Energía.