Cuba estableció cuenta bancaria para recibir ayuda tras huracanes Irma

Un hombre bota escombros de las ruinas de su casa el viernes 15 de septiembre, en el poblado de Cojímar, en La Habana (Cuba), casi una semana después del paso del huracán Irma. Alejandro Ernesto EFE

LA HABANA, 24 sept. tormenta: publicó en las redes sociales un número de cuenta de un banco cubano en la que se pueden enviar donaciones humanitarias.

Aunque el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba dio el código de transferencia SWIFT para facilitar las donaciones a una cuenta del gobierno en el Banco Financiero Internacional, los norteamericanos humanitarios deben pensarlo dos veces.

Mientras en todo el mundo se puede utilizar el método de transferencia bancaria, ello no es aconsejable para los ciudadanos de Estados Unidos. “El embargo hará que resulte imposible que los norteamericanos puedan contribuir”, dijo Robert Muse, abogado de Washington. Las leyes del embargo están concebidas “para evitar contribuciones de dinero que lleguen directamente a manos del gobierno cubano”.

Muchos expertos en Cuba se sorprendieron de la petición de ayuda poco común del gobierno cubano.

Sin embargo, Cubadebate, un portal oficial cubano, dijo que la cuenta se creó después de múltiples peticiones “de amigos de Cuba de todas partes del planeta” que querían ayudar luego del azote del huracán, que provocó 10 muertes, enormes destrozos e inundaciones en la costa norte y daños todavía incalculables a la agricultura, instalaciones turísticas y casas.

Cuando Mariela Castro Espín, la hija del gobernante Raúl Castro, publicó la información sobre la nueva cuenta de banco en Facebook, su cuenta fue bloqueada. Sin embargo, fue restaurada en menos de 24 horas después.

“¡De regreso a Facebook! Muy agradecida por la solidaridad de los amigos”, escribió y reprodujo un mensaje de disculpa de Facebook donde se decía que un empleado bloqueó la publicación por error.

Cubadebate también reportó que “cuando un amigo de Cuba” en Holanda trató de depositar donación en la cuenta Friendship Association RFA-Cuba, una organización de solidaridad con Cuba cuya sede está en Alemania, el banco holandés ING se negó a aceptarla y dijo que no realizaba transacciones directas ni indirectas con determinados países, entre ellos Cuba.

“Los bancos están aterrorizados de ser castigados por hacer negocios en dólares en transacciones con Cuba”, dijo Muse. En 2012, la organización bancaria ING fue sancionada por Estados Unidos y accedió a pagar una multa de $619 millones por traspasar ilegalmente dinero a través del sistema bancario estadounidense a nombre de clientes en Cuba, Irán y otros países.

Sin embargo, hay medios legales para que los norteamericanos que quieren mandar ayuda a Cuba puedan hacerlo, dijo Muse.

Pueden enviar remesas a familiares y amigos o mandar paquetes de regalos a personas u organizaciones religiosas, de caridad o de educación. EEUU tiene publicada una lista de los artículos que se pueden mandar, como medicinas y alimentos.

Las donaciones humanitarias también se pueden hacer a nombre de iglesias y otras organizaciones en Cuba que tengan sistemas verificables de distribución en la isla, apuntó Muse. “Las donaciones por lo general tienen que ir a personas o entidades sin relación con el gobierno”, dijo. Cuba dijo también estar de acuerdo en aceptar tales donaciones.

Cuando un grupo de funcionarios del Departamento de Estado se reunió a principios de esta semana para planificar la ayuda de EEUU a los países caribeños azotados por los huracanes Irma y María, no se mencionó a Cuba.

Cuando se le preguntó al respecto, Kenneth Merten, subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio, respondió: “Usualmente los cubanos no piden asistencia. No creo recordar que los cubanos nos hayan pedido nunca ayuda por un huracán ni ningún otro tipo de desastre natural”.

El viernes pasado, durante una intervención en la Asamblea General de las Naciones Unidas, el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, dijo que quería expresar “la profunda gratitud de Cuba a todos los que han ofrecido ayudarnos”, y a su vez dijo que Cuba estaba dispuesta a ayudar a las víctimas de los huracanes en las vecinas islas del Caribe “dentro de nuestras modestas posibilidades”.

“Quiero expresar el testimonio del pueblo de Cuba, que en la actualidad lleva a cabo un esfuerzo colosal para recuperarse de los severos daños que causó el huracán Irma a viviendas, la agricultura, el sistema de electricidad y otros servicios”, dijo Rodríguez.
Tomado de Elnuevoherald