Egrem encomienda a Sony la gestión internacional de sus joyas musicales

LA HABANA, 25 ene. (EFE).- La Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM) firmó este miércoles un acuerdo con Sony ATV Music Publishing para que la multinacional distribuya a nivel internacional la música cubana.

Se trata, según los responsables de ambas compañías, del principal y más extenso catálogo de música cubana que existe en el mundo.

El acuerdo, que fue suscrito en La Habana entre el director general de la EGREM, Mario Escalona, y el presidente de Sony, Guy Henderson; incluye la representación internacional a largo plazo de más de 10.000 obras de diversos géneros y autores.


En el catálogo de la EGREM cuyos derechos de autor gestionará la multinacional aparecen obras compuestas por grandes clásicos de la música cubana como Sindo Garay, Carlos Puebla, Benny Moré, Luis Marquetti, César “Pupy” Pedroso o Ricardo Leyva, entre otros.

“Sony se compromete con la EGREM a difundir la música cubana y a hacer que el resto del mundo la disfrute tanto como ustedes lo hacen”, afirmó el directivo de Sony tras la firma del acuerdo.

Henderson consideró “sorprendente” que la riqueza musical de Cuba, cuna de géneros como el son, la salsa, el mambo o el cha cha chá, “no haya sido difundida adecuadamente en el mundo” y recordó que en la isla “la música está en todas partes, suena allá donde vayas”.

Mientras, el director de la EGREM subrayó que se trata del acuerdo internacional más importante suscrito por una editorial musical del país caribeño.

“Estamos convencidos de que esta relación ampliará la promoción y divulgación internacional de las obras de nuestro patrimonio sonoro” y brindará atención a “relevantes autores y compositores cubanos”, sentenció Escalona.

Acuerdo previo con Sony en 2015
La discográfica cubana ya contaba con un acuerdo previo con Sony Music Entertainment suscrito en 2015 para la distribución internacional de sus matrices de grabaciones, entre ellas algunas del legendario Compay Segundo o la orquesta “Los Van Van”.

Aquel convenio incluía unas 30.000 canciones de icónicos artistas ya desaparecidos como los cantantes Ignacio Villa (“Bola de Nieve”), , Ibrahim Ferrer (miembro del Buenavista Social Club) y Elena Burke, el pianista Gonzalo Rubalcaba o el compositor César Portillo de la Luz.

Esta alianza abre al catálogo musical de la EGREM las puertas de las principales plataformas digitales, como Spotify, YouTube o Netflix, y también posibilitará su uso en la publicidad así como la colaboración entre los compositores adscritos al sello cubano y los de Sony, explicó Henderson.

Para el director general de Sony ATV en España y Portugal, Juan Ignacio Alonso Puig, la importancia de este acuerdo radica en que la multinacional es líder en el mundo con un catálogo que abarca desde Los Beatles a los Rolling Stones hasta artistas actuales como Ed Sheeran o Shakira pero “no teníamos música cubana”.

El contrato también permite a la industria musical adscrita al Estado cubano sortear las limitaciones impuestas por el embargo financiero y comercial que Estados Unidos mantiene sobre la isla, para su puesta en valor en el mercado internacional.

El director de la EGREM eludió, a una pregunta de Efe, pronunciarse sobre la relevancia del acuerdo con Sony en ese contexto, aunque apuntó que la alianza “va a tener una repercusión muy importante”.

“La oportunidad la da el valor de la música cubana”, que “abre puertas que es difícil que se cierren”, agregó.