Cuba alivia sequía de los últimos años con embalses al 57 % de su capacidad

 

cisterna-abastece-comunidad-foto-wwwcubanetorg_lrzima20161122_0072_11LA HABANA, 23 nov. (EFE) La estación de lluvias comprendida entre los meses de mayo y octubre concluyó en Cuba con un acumulado de 969,5 milímetros, equivalente al 97 % de la media histórica, de acuerdo condatos del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH).

La región occidental del país caribeño reportó 1.124,9 milímetros de precipitaciones, mientras en el centro y el oriente los registros alcanzaron 921,6 y 890,2 milímetros, respectivamente.

Los embalses administrados por el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH) almacenaban 5.177 millones de metros cúbicos de agua, el 57 % de la capacidad total con una porción utilizable de 4.495 millones, el 53 %.

Los acumulados de lluvias en 78 municipios (37 en occidente, siete del centro y 34 de oriente) sobrepasaron los promedios históricos, indicó una nota divulgada por la estatal Agencia Cubana de Noticias (ACN).

Sin embargo, pese a que durante 2016 se recuperó de manera general el régimen de precipitaciones, no se pudo compensar el déficit arrastrado en varias zonas de la isla de temporadas anteriores, cuando se reportó la más grave sequía de los últimos 115 años, que perjudicó a la agricultura y el abastecimiento de agua.

Actualmente un número apreciable de suministros naturales de agua a la población siguen con niveles bajos, y de las 15 cuencas subterráneas que abastecen a las principales ciudades y polos turísticos del país caribeño, 9 están normales, 5 tienen una situación desfavorable y una presenta estado crítico.

Durante los años 2014 y 2015 una intensa sequía catalogada como “severa y extrema” afectó a más del 70 por ciento del archipiélago cubano, de acuerdo a un estudio del Centro Nacional del Clima.

Sus efectos se hicieron sentir en el 81 % del área agrícola de la isla, en cultivos como el arroz, y hubo momentos que el suministro de agua potable en provincias como la oriental Santiago de Cuba debió realizarse mediante “pipas” o camiones cisterna que permitieron abastecer a 70.000 habitantes.