Concluye VII Feria del Vino de La Habana

fiesta-del-vino-de-la-habana-2016LA HABANA, 6 octubre Hoy finaliza, en el Hotel Nacional de Cuba, la Fiesta del Vino en su Décimo Séptima edición. Este evento reúne cada año a expertos, comercializadores y amantes del vino para participar durante tres días en fructíferos encuentros empresariales, catas de productos, conferencias, intercambio de experiencias y presentaciones.

En esta ocasión exponen más de 15 empresas algunas de ellas con representación permanente en Cuba y otras interesadas en vender al país procedentes de Europa y América Latina. “Productoras y comercializadoras se encuentran en este espacio para dar a conocer sus nuevos y mejores productos al mercado cubano”, refirió Omar Fernández, Secretario general de la Cámara de Comercio de la Isla.

La ocurrencia de este encuentro hace 17 años evidencia su centralidad para la industria turística cubana. Hasta ahora se ha logrado introducir nuevos productos al país y concretar importantes negocios. A medida que se desarrolla este mercado, los empresarios y la parte cubana planifican “satisfacer las exigencias del turismo internacional con vinos de alta calidad y productos gourmet”, enfatizó Fernández durante la inauguración del certamen.

Este año, la Fiesta se dedica especialmente a un amigo de Cuba, a Joan Sardá, que falleciera en diciembre de 2015. Como expresara su representante en Cuba, Elsa Lavastida, “este significa un reconocimiento del país a la labor que hemos hecho durante estos 23 años. Hemos logrado el aprecio como una firma impecable en el trabajo. Como todo empresario se trabaja para ganar, pero también se ha apostado mucho por Cuba”.

“Bodegas Joan Sardá tiene el mérito de ser una de las primeras empresas que llegó a Cuba en los años 90, y de haber permanecido tanto en los buenos como los malos momentos. Cuando Sardá vino a Cuba por primera vez se enamoró de ella y desde entonces no solo ha favorecido su negocio sino que se ha ocupado de la formación de nuestros profesionales”, añadió Lavastida.

Los primeros cursos de sommelier y la inauguración de importantes cavas en el país se deben a la gestión promisoria de este hombre. Por su iniciativa se hizo a finales de los 90, el primer Don Sommelier en Cuba, en el Hotel Melia Cohiba.

Cubadebate