Comienza la venta de colchones en La Habana para los damnificados del huracán Irma

Distribución de colchones y productos del hogar en La Habana a los damnificados del huracán Irma. (14ymedio)

LA HABANA, 4 oct. (14ymedio) El Gobierno inició esta semana la venta de colchones y útiles del hogar para los afectados por el huracán Irma en el litoral habanero. Al menos dos puntos en la ciudad, uno destinado al municipio Centro Habana y otro a Plaza de la Revolución, ofrecen el “módulo para damnificados” por un precio cercano a los 900 CUP.

En el centro recreativo El Castillito, próximo al Malecón, se comercializa un paquete que incluye toallas, sábanas, una cafetera eléctrica, cazuelas y una cocina de inducción a un precio de 453 CUP. Se distribuye también un colchón tamaño de matrimonial de espuma de goma por un costo de 454 CUP.

Los precios, aunque mucho más bajos que en las tiendas en pesos convertibles, resultan todavía inaccesibles para los jubilados o quienes viven solo de su salario oficial, que en Cuba es de unos 740 CUP al mes, según la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI).

Los productos de primera necesidad que están a la venta para los afectados recibieron una reducción del precio del 50%, según anunció recientemente la prensa oficial. La mercancía que se comercializa en la capital proviene en su mayoría de los almacenes de las tiendas en moneda nacional gestionadas por el Ministerio de Comercio Interior (Mincin).

Los productos de primera necesidad que están a la venta para los afectados recibieron una reducción del precio del 50%, según anunció recientemente la prensa oficial
Los colchones carecen de etiquetas o logotipos de marca, pero un vendedor aseguró a este diario que han sido fabricados por la empresa mixta Dujo Copo Flex, que opera desde 2001 en la Isla y destina más del 50% de su producción a la industria turística.

Este miércoles decenas de personas se aglomeraban en la planta baja de El Castillito para comprar unos productos que solo se venden a quienes fueron previamente apuntados en el registro de damnificados. “Esta lista la elaboraron los trabajadores sociales en las zonas afectadas”, aclara una trabajadora que reparte los insumos.

“El afectado viene aquí con su carné de identidad y se le busca en el listado. Si está, entonces puede comprar los módulos”, aclara la empleada. “Hoy se han acercado muchos que dicen haber perdido sus colchones pero tenemos prohibido venderle nada a los que no aparecen en esta lista”, puntualiza.

Dada la envergadura de los daños que sufrió la costa norte de la capital, muchos residentes en la zona perdieron sus equipos electrodomésticos, parte de los muebles o sufrieron afectaciones graves en la estructura de sus casas. En todo el país se calcula que unas 158.554 viviendas resultaron afectadas.

El poderoso huracán Irma, que impactó la costa norte cubana del 7 al 10 de septiembre, dejó un saldo de diez muertos y cuantiosos daños también en la infraestructura productiva y la agricultura
El poderoso huracán Irma, que impactó la costa norte cubana del 7 al 10 de septiembre, dejó un saldo de diez muertos y cuantiosos daños también en la infraestructura productiva y la agricultura.

El Gobierno ha habilitado ómnibus que salen desde algunos puntos de la zona para llevar a los damnificados hasta El Castillito y posteriormente los acercan a sus hogares con los módulos comprados. (14ymedio)
El Gobierno ha habilitado ómnibus que salen desde algunos puntos de la zona para llevar a los damnificados hasta El Castillito y posteriormente los acercan a sus hogares con los módulos comprados. (14ymedio)
En la fila para entrar a El Castillito la inquietud es grande. “Ojalá que alcance porque estoy durmiendo en el piso desde que el huracán me echó a perder el colchón”, cuenta Roxana, madre de dos niños y residente en las cercanías del hotel Cohíba. La mujer asegura haber “hecho una recogida de dinero” entre varios miembros de la familia para comprar los módulos.

“El precio está difícil de pagar para gente que se ha quedado sin nada”, se queja una anciana jubilada que también aguarda en la cola. Para la pensionada “esto deberían regalarlo o dárselo gratis a las familias con menos recursos”, porque “están entrando muchas cosas al país que son donadas”.

Un empleado que vigila la cola se apresura a rectificar a la señora. “Esto que se está vendiendo aquí no tiene nada que ver con las donaciones”, subraya. “Estos productos ya estaban en Cuba antes de que Irma pasara o son ensamblados aquí como las cocinas de inducción”.

La administradora de la tienda Alba, ubicada en la calle Infanta, confirma esta versión vía telefónica. “Ahora mismo no tenemos a la venta colchones porque los han mandado a retirar todos para vendérselo a los damnificados”, explica vía telefónica a este diario.

Cuba ha recibido donaciones y ayuda humanitaria enviadas por gobiernos, asociaciones de amistad, empresas o organizaciones no gubernamentales
El Gobierno ha habilitado ómnibus que salen desde algunos puntos de la zona para llevar a los damnificados hasta El Castillito y posteriormente los acercan a sus hogares con los módulos comprados.

Sin embargo, algunos lamentan que la ruta no es suficientemente elástica y en muchos casos los dejan lejos de sus viviendas.

Cuba ha recibido donaciones y ayuda humanitaria enviadas por gobiernos, asociaciones de amistad, empresas, organizaciones no gubernamentales, universidades, instituciones religiosas, según informó una nota divulgada el pasado viernes por el Consejo de Defensa Nacional.

Entre los países que hasta ahora se han solidarizado están Venezuela, República Dominicana, Japón, España, Surinam, China, Bolivia, Colombia y distintas agencias de las Naciones Unidas que han enviado ayuda material, principalmente de alimentos, materiales de construcción y de la higiene, así como dinero en efectivo.