El cierre de la embajada de La Habana es un pretexto de Trump para recortar la inmigración

El cierre de la embajada de La Habana es un pretexto de Trump para recortar la inmigraciónLA HABANA, 7 feb. La congresista demócrata por la Florida Kathy Castor está convencida de que la paralización de la concesión de visas en la embajada norteamericana en La Habana es una maniobra de la Administración Trump para cortar el flujo de inmigrantes cubanos hacia los Estados Unidos, según recoge el diario Tampa Bays Times.

Castor se refiere a la retirada del 60% del personal estadounidense destinado en la Isla, anunciada el 29 de septiembre de 2017 por el Departamento de Estado. En aquel momento se dijo que la decisión se tomaba en respuesta a unos supuestos ataques acústicos sufridos por los diplomáticos norteamericanos en Cuba.

Hasta el momento hay al menos 24 funcionarios afectados, pero no se ha probado de dónde proceden estos supuestos ataques que provocan sordera, mareos y problemas cognitivos, entre otros síntomas. “El bienestar de la gente es nuestra mayor preocupación”, escribió en Twitter la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert.

Este organismo señaló que la paralización en la concesión de visas se mantendría vigente mientras Cuba no pudiera garantizar la seguridad del personal diplomático norteamericano, algo que de momento el Gobierno de la Isla no ha podido hacer porque no ha logrado identificar las causas ni los emisores de los presuntos ataques.

Sin embargo Kathy Castor, la demócrata que trabajó codo con codo con Obama para normalizar las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, no se cree los argumentos de la Administración Trump. En este sentido considera que si lo que buscaba el presidente de los EEUU era echar una mano al cubano de a pie, va por el camino equivocado.

Por eso defiende que la decisión de Trump de paralizar la actividad de la embajada norteamericana en la Isla no puede entenderse sin tener en cuenta su cruzada contra la inmigración en cadena y el fin de la lotería de visas a la diversidad.

Como publicó CiberCuba, el presidente de los Estados Unidos quiere imponer la inmigración basada en méritos, donde pese más la formación profesional y lo que el inmigrante puede aportar a los Estados Unidos, que los lazos familiares que pueda tener en el país. Kathy Castor, en cambio, cree que se quiere hacer una selección basada en la religión y la raza.

En ese contexto, la congresista por Tampa cree que la suspensión de actividades en la embajada de La Habana se ha hecho de una forma “deshonesta”.

Estados Unidos, sin personal en La Habana para gestionar 20.000 visas este año
La oficina de asuntos consulares del Departamento de Estado ha confirmado a Tampa Bay que este año, por primera vez desde 1994, Estados Unidos se vería en problemas para conceder 20.000 visas a cubanos.

Por eso Mayda Ruiz, una cubana de 46 años, se siente afortunada. Ella hizo todos sus trámites para emigrar a Estados Unidos antes del recorte en la embajada. Llegó a Florida el 1 de enero y trabaja para un laboratorio en Tampa como perforadora geotécnica.

Su esposo, Alex Fernández, cree que la estrategia de Trump de cortar el grifo a la inmigración cubana alimenta la retórica del castrismo, que repite eso de que los yanquis no quieren a los inmigrantes ni a Cuba.

Menos de 300 visas en tres meses
Antes de los recortes en la embajada norteamericana en Cuba, Estados Unidos emitía 800 visas al mes frente a las 234 que concedió entre octubre, noviembre y diciembre del año pasado (566 menos), según Tampa Bay. Estamos hablando de que mensualmente se dan menos de 100 visas.

Como en La Habana no hay personal, los cubanos tienen que solicitar un visado a Colombia para poder viajar a Bogotá y entrevistarse allí para saber si les dan o no la visa para viajar a Estados Unidos. Tal es la presión a la que se ven sometidos que Luis Carlos Cabriada, un solicitante de visa, sufrió un infarto cerebral en Colombia al saber que le habían autorizado el viaje.

Entrevistas por Skype
Para evitar estos desplazamientos a Colombia, que encarecen los ya de por sí caros trámites para viajar a los Estados Unidos, la congresista demócrata Kathy Castor propone entrevistas por Skype, pero su propuesta no ha recibido respuesta de la Administración norteamericana.
(Cibercuba)