Chico O’Farrill descansarán finalmente en su amada Cuba

chico-ofarrillLA HABANA, 10 sept.  Arturo O´Farrill, el hijo del “arquitecto del jazz afrocubano“, Chico O´Farrill, finalmente cumplirá el deseo de su padre. Luego del mejoramiento de las relaciones entre EEUU y Cuba los restos del ilustre trompetista cubano descansarán en paz en su isla, tal como él quería.

“Él tenía una tristeza muy grande por no haber podido volver a su país. Lo único que lo hacía llorar era el recuerdo de la Cuba de su niñez”, declaró a EFE Arturo, también pianista y compositor.

“El espíritu de mi padre está intranquilo porque no descansa en su tierra. Estoy orgulloso de tener la posición de ayudar con este proceso”, agregó.

El gesto no hubiese sido posible sin la ayuda del Ministerio de Cultura de Cuba, la Oficina del Historiador de La Habana y la Embajada de EE.UU. en la Isla.

Chico siempre lamentó no visitar su país. No quería “quedar mal” con su público de Miami. Sus cenizas permanecen en su morada neoyorkina pero el próximo 29 de octubre viajarán a Cuba para un servicio religioso en la Basílica San Francisco de Asis y a posteriori el reposo eterno en la necrópolis de Colón de La Habana.

“Sentí el deseo de mi padre y su necesidad de descansar en el lugar de donde vino. Nuestro viaje no es acerca de política, ideología, nacionalismo o patriotismo”, señaló el también director de orquesta, ganador de un Grammy este año por el tema “The Afro Latin Jazz Suite”. Dijo además que llevando los restos de su padre a Cuba cumpliría la promesa que le hizo cuando tenía seis años, para el cumpleaños del músico.

Arturo viajará a Cuba con la familia y su Afro Latin Jazz Orchestra, que fundó y dirige, y tras el servicio religioso rendirán homenaje a su padre –fallecido el 27 de junio de 2001– con temas clásicos y para Big Band que compuso.

Algunos de los temas de Chico se tocarán durante el tributo que tendrá como invitado al director cubano Guido López Gavilán, al frente de la Orquesta de Cámara de La Habana.

El joven O’Farrill ha extendido el legado de su padre, sobre todo como fundador y director artístico de la Alianza de Jazz Afro-América, un arte sin fines de lucro y organización de educación cuya salida más visible es la Orquesta Afro-Latin Jazz, una banda mundialmente aclamada.

Su padre aprendió a tocar trompeta en una academia militar estadounidense, volvió a Cuba para estudiar derecho y retornó en un viaje sin regreso a Nueva York, en el 47´. Comenzó a trabajar como arreglista sin que nadie reconociera su talento hasta que conoció al clarinetista y director de orquesta Benny Goodman, para quien compuso Undercurrent Blues, fue Benny el que le nombró “Chico” por primera vez.

Definitivamente, Arturo padre es un de los compositores más influyentes el género del jazz afrocubano. Para muchos especialistas, quien ha conseguido un tono más ajustado, con partituras sutilmente coloreadas.
Tomado de Oncuba