Celebran saborear lo cubano en festividad de La Habana Vieja

havana-live-saborear-cubanoLA HABANA, 12 Noviembre (PL) Un singular encuentro de expertos y pobladores ocurre desde hoy en La Habana Vieja bajo el título de Saborear lo cubano, en camino hacia los festejos por los 495 años de esta ciudad.

A este aniversario de la capital cubana el próximo 16 de noviembre se incorporan curiosas celebraciones que otorgan brillo y color a una ciudad de relieve para la historia, la cultura y el turismo.
Destacan entre esos programas una reunión de especialistas en culinaria, ahora abocados a adecuar el recetario cubano, muy cargado de grasa y azúcares, a las tendencias internacionales, de ahí el evento Saborear lo cubano del 12 al 15 de noviembre.

Ese encuentro tiene la peculiaridad de reunir a los más encumbrados expertos en las cocinas locales junto con invitados extranjeros y la variedad de tomar como sedes una buena gama de restaurantes y bares de La Habana Vieja, un espacio de 2,2 kilómetros cuadrados con mucho colorido.
Esa reunión tiene variedad en temas y catas, desde un inicio en el Hotel Ambos Mundos con una conferencia del historiador de la ciudad Eusebio Leal, el principal animador de la restauración de la urbe y profundo conocedor de las tradiciones de este país.

Leal, director de la Oficina del Historiador de La Habana, estimula entre chef, cantineros y otros especialistas recuperar fórmulas antiguas de la gastronomía insular, mientras los entendidos le aportan a esas ideas las inclinaciones a favor de la salud humana. El programa (combina lo cubano y la influencia extranjera) incluye conferencias magistrales y talleres organizados por restaurantes en dependencia de sus especialidades culinarias, con final multitudinario en la bella Plaza Vieja.

Entre los temas están el sabor, el rissotto, las sensaciones, ron y licores, un concurso culinario y otro de coctelería, el mundo del café frío, las esencias del ron Havana Club 7 años, el boniato (papa dulce) en la dieta del cubano o el vino en la mesa.

También incluye una cena nombrada Noche de Guayabera (prenda nacional cubana, especie de camisola bordada) y un taller sobre el Campari. Completa la lista análisis sobre Gintonics como producto de mil sabores, la fotografía y la gastronomía, un taller sobre la pizza perfecta o el vínculo entre los habanos y las cervezas, tanto hogareñas como industriales.
Por tanto se trata de un evento, que pensado para gourmet y especialistas, también atrae la mirada de los viajeros de todo el mundo que por esos días celebrarán junto a los cubanos las más de cuatro centurias de una ciudad sumamente cosmopolita