Castro dilata relevo en la cúpula dirigente pero asegura espacio a figuras más jóvenes

 El gobernante Raúl Castro (centro), José Ramón Machado, segundo secretario del Partido Comunista (izq.), y Miguel Díaz-Canel, primer vicepresidente, durante una sesión del Séptimo Congreso del Partido Comunista, el sábado en La Habana.

El gobernante Raúl Castro (centro), José Ramón Machado, segundo secretario del Partido Comunista (izq.), y Miguel Díaz-Canel, primer vicepresidente, durante una sesión del Séptimo Congreso del Partido Comunista, el sábado en La Habana.

LA HABANA, 17 abril (EFE)   La primera lección que deja el VII Congreso del Partido, cuyas sesiones comenzaron este sábado, es que Raúl Castro prepara una transición gradual en la cúpula del poder, en la que figuras más jóvenes puedan tener un rol protagónico.

La transición “generacional” seguirá también el lema acuñado por Raúl Castro para promover reformas económicas: “sin prisa pero sin pausa”.

El evento, en el que participan 1,000 delegados y 280 invitados, comenzó el sábado con un largo discurso de Castro en el que este descartó cambios inmediatos en la cúpula dirigente del Partido y el gobierno pero anunció límites de edad para los cargos más importantes. El gobernante retrasó hasta el siguiente congreso en cinco años, la conclusión de “un proceso de tránsito” en el que se introduzcan “límites adicionales en la composición de los organismos superiores del Partido, es decir el Comité Central, el Secretariado y el Buró Político”.

“Los próximos cinco años, por razones obvias, serán definitorios”, aseguró el líder cubano pero aclaró que constituirían “un quinquenio de tránsito, para no hacer las cosas corriendo, ni [enfrentar situaciones de] quítate tú para poner a este que tiene 10 años menos”.