Carnavales de La Habana arrancan con bajo perfil

LA HABANA,19 Augusto (Cubanet)  En medio de una jornada de escasas ofertas gastronómicas y abundantes inspecciones, las autoridades de la ciudad dieron comienzo la noche de ayer a los Carnavales 2017 de La Habana.

El evento cumbre de las fiestas populares arrancó con un espectáculo de pirotecnia, sincronizado con el tradicional cañonazo de las nueve; y se extenderá durante los días 18, 19, 20, 25, 26 y 27 cuando se celebre el carnaval infantil.

Según comunicaron trabajadores de la gastronomía estatal, la Dirección Integral de Supervisión y Control (DISC) y la Empresa Provincial de Comercio desplegaron más de 50 inspectores cuya función sería controlar las normas técnicas de elaboración, los precios y las regulaciones sanitarias.

Sin embargo, trabajadores independientes con licencias para ventas ambulantes, señalaron que la velada se convirtió en una cacería contra el cuentapropismo.

Lázaro Fonseca Amador, “piñatero” del municipio Centro Habana, comunicó que a pesar de tener sus documentos en regla fue multado con 500 pesos por “actividad ilícita”.

“Dicen que tenemos que sacar un permiso especial pero la verdad es que o quieren que trabajemos en los carnavales, porque ni siquiera permitieron que los particulares montaran sus quioscos. Le están quitando la competencia al estado”, destacó Fonseca.

Mientras que los inspectores impedían el desarrollo del sector privado, en la noche de premier las ofertas gastronómicas del estado se limitaron a la venta de cerdo y pollo asados, bistec de cerdo, arroz congrí y pan con cerdo.

Con lo que sí contó la noche fue con un amplio abastecimiento de cervezas, marcando la reaparición de las marcas nacionales Cristal y Bucanero tras varios meses de escases en los que solo se podían comprar sobrevaluadas en establecimientos privados.

También se vendieron refrescos nacionales difíciles de encontrar en los puntos de venta en pesos.

“Como quiera mantuvieron los precios a pesar de que son fiestas populares y quitaron las pipas de cerveza a granel, que en estas fiestas es la bebida del pobre”, comentó al respecto Milagros Hernández González, asistente a la actividad.

Hernández alegó que “de todas formas es casi seguro que no van a poder garantizar el abastecimiento hasta que se acaben los carnavales”, e hizo alusión a que los propietarios de negocios gastronómicos “están aprovechando la oportunidad para comprar cajas y cajas” de los líquidos.

Ante la ausencia de un mercado mayorista, solicitando no divulgar su identidad, nos comenta el dueño de una paladar que la escases de última hora de cervezas y refrescos nacionales en la red de comercios estatales se ha convertido en un negocio para los administrativos.

“Cuando entra cerveza no la sacan a la oferta, sino que la guardan en los almacenes para venderla a la gente que tiene un negocio como el mío. Pero la cuestión es que por cada caja tienes que pagar un peso extra, de lo contrario no resuelves. Por eso es que nosotros también subimos los precios”, dijo.

Además de las tradicionales carrozas y comparsas de rumba, numerosos conjuntos de primer nivel amenizaron la noche, entre ellas las bandas Espectacular Habana, Habana Band, Bakuleyé, La Novena, Yumurí y sus Hermanos, Elito Revé y su Charangón, Yasser Ramos y 9 mm, Tania Pantoja y NG la Banda.