Buzos cubanos unen fuerzas para limpiar la Bahía de La Habana

Buzos cubanos unen fuerzas para limpiar la Bahía de La HabanaLA HABANA, 10 feb. Agrupados bajo el proyecto ecológico Mar Limpio, buzos cubanos se reunirán este fin de semana para sanear el área comprendida por la emblemática Bahía de La Habana, reportada desde hace décadas como una de las zonas más contaminadas del litoral capitalino.

“Esta iniciativa consiste en movilizar todas las fuerzas para trabajar en el arrecife, la arena y en el océano. Los buzos se concentran en áreas sensibles que tienen altos niveles sólidos y se ven afectadas por acciones imprudentes de las personas por falta de educación ambiental, quienes arrojan todo tipo de desechos al agua”, explicó al diario local Tribuna el jefe del Club Subacuático de Cuba, Alfredo Carbajal.

El mayor cúmulo de actividades de saneamiento comenzaron desde la mañana de este sábado 10 de febrero, partiendo de las zonas cercanas a las calles Águila y Malecón, del municipio Centro Habana.

“Pretendemos retomar un proyecto que se inició hace poco más de 12 años cuando se reestructuró la Federación Cubana de Actividades Subacuáticas (FECA) que en aquel momento fue Débora Andollo su primera presidenta”, indicó Carbajal.

De acuerdo con el directivo, el ciclo de limpieza consiste en extraer toda la basura que hay en el mar a través del trabajo individual de los buzos. Estos recogen los desechos, luego se llevan a la orilla, se clasifican y se depositan en los carros de Comunales.

“Desde sus inicios Mar Limpio estuvo acompañado de actividades culturales. Ahora, después de dos años de impasse bastante doloroso, queremos retomar el proyecto y todo lo que él encierra”, afirmó.

Las labores del proyecto habrían pausado indefinidamente, luego de que el gobierno cubano impusiera un grupo de restricciones para la prohibición de distintas actividades en el área del Malecón habanero, entre ellas la pesca, el nado y el buceo.

“Propusimos al presidente del Consejo de la Administración Municipal de Centro Habana (municipio de mayor afectación en los arrecifes) retomar nuestro proyecto Mar Limpio con una mayor organización. No pretendemos violentar las medidas adoptadas, sino que, en medio de estas prohibiciones, debe existir el acceso de alguien que vele por lo que está sucediendo en el mar”, alegó el jefe del CSC.

“Nosotros nos ofrecimos como buzos voluntarios y nuestra idea se la transmitimos a los compañeros del Centro de Investigaciones Marinas de la Universidad de La Habana y a los de Oceanología en busca de apoyo y para ser los ojos de las instituciones científicas y de las estructuras de Gobierno con vistas a enfrentar estos problemas de residuales que han aumentado”, acotó.

Los buzos pueden intervenir en el mar por tiempo limitado, por tanto, las acciones de limpieza de realizan una vez al día con un solo grupo. “En el futuro queremos crear dos grupos para dividir las funciones en dos momentos del día dependiendo del volumen de basura a extraer”.

“A las 8:30 damos el Start y todos al agua: los buzos en el lugar previsto junto a los apneístas, encargados de su seguridad. Una embarcación del Grupo de Rescate y Salvamento estará asegurando a los buzos más alejados para que estos puedan traer la basura”, señaló Carbajal.

Asier “Papo” Sanz Castillo, instructor de buceo e integrante del proyecto, consideró en declaraciones a Tribuna que es realmente “alarmante y triste ver la cantidad de basura y petróleo depositada en el mar”

“La entrada (de la Bahía) se encuentra en estado crítico debido al vertimiento de petróleo y el derrame de aceite, por lo que hay mucha contaminación en el agua. La basura y los desechos que no se recogen van hacia la parte del arrecife.

Estas impurezas están concentradas en un mismo lugar, hemos observado que algunos sitios están limpios.

Sin embargo, en otros, la basura ocupa casi una manzana a la redonda”, añadió.