Así de alarmante es el incremento de abortos en Cuba

Teen pregnant mother at a high risk pregnancy maternity center . May 13, 2012 (AP Photo/Kike Calvo)

Teen pregnant mother at a high risk pregnancy maternity center . May 13, 2012 (AP Photo/Kike Calvo)

LA HABANA, 4 Nov. Cuba tiene la población más vieja de toda América Latina. Los expertos predicen que en 50 años, esta habrá decrecido en un tercio y más del 40 por ciento de los habitantes serán mayores de 60 años.

El gran problema actual –reconocido hasta por el gobierno — es el incremento de abortos.

Para los cubanos que viven en la isla, la crianza de un bebé es una tarea extremadamente difícil. La falta de viviendas, de trabajos y un salario promedio equivalente a 20 dólares por mes hace que las parejas piensen seriamente cuándo es el momento ideal para empezar una familia.

El aborto en Cuba es legal, gratis y una práctica que cada vez es más común. No hay estigmas morales o religiosos asociados, por lo que tasa de interrupción de embarazos en la isla caribeña figura entre las más altas a nivel mundial.

De acuerdo con estadísticas de las Naciones Unidas, hay alrededor de 30 abortos por cada mil mujeres en Cuba. Rusia es la única nación que supera al país comunista con estas cifras.

Según el periódico The New York Times, la actual crisis demográfica cubana se debe a que “la revolución educó a su pueblo y logró uno de los mayores índices de alfabetización por lo que sus ciudadanos se volvieron más cautelosos acerca de tener hijos”.

“La falta de oportunidades laborales, la escasez de bienes materiales y de viviendas provocan que los cubanos decidan esperar para formar una familia, a veces de forma indefinida”, precisa el rotativo.

El gobierno comunista no solo ha reconocido el problema del aumento de los abortos, sino que también ha comenzado a distribuir panfletos con el fin de incentivar a las parejas a que no utilicen esta vía como forma anticonceptiva.

La situación se agudiza con las adolescentes. Un 76 por ciento de jóvenes entre los 15 y los 19 años ha decidido interrumpir al menos un embarazo. El doctor Jorge Peláez, vicepresidente de la Sociedad Cubana de Obstetricia y Ginecología asegura que es un “serio problema de salud”.

“Aparentemente evitas un problema, pero creas muchos otros. Nunca debe ser la solución para el embarazo en la adolescencia”, dijo Peláez en entrevista con la agencia IPS.

El aborto se legalizó en Cuba en 1979, aunque desde 1961 era una práctica controlada por el gobierno comunista, que con una autorización médica daba luz verde a las mujeres para ejecutar la interrupción. En el caso de niñas menores de 16 años se necesita un consentimiento por escrito de sus padres o guardianes.

Según los expertos, a la hora de realizar un aborto no siempre se tienen en cuentafactores de riesgo como la calidad de vida, la edad y otras complicaciones derivadas de la intervención quirúrgica.

La Dra. Grazie Pozo Christie, radióloga radicada en Miami, y quien trabaja con familias de bajos ingresos en el sur de Florida, asegura que en los últimos años se ha visto un incremento de jóvenes recién llegadas de Cuba, quienes aseguran que a edades muy tempranas ya han tenido cinco o seis abortos, incluso algunas hablan de 11 o 12.

“La principal forma de ‘control de la natalidad’ es el aborto, aseguran estas pacientes. Los condones y las pastillas anticonceptivas son muy difíciles de obtener y van y vienen de acuerdo con los caprichos diarios del gobierno”, escribió  Pozo Christie en una columna de opinión.

La Dra. Christie critica el artículo de The New York Times que atribuye que la alta tasa de abortos en Cuba se debe a “la liberación y a la educación de las mujeres”.

“Es absurdo. Nosotros tuvimos un experimento de vida cuando un número importante de cubanos tuvo que abandonar el país después del triunfo de la revolución. Mi generación fue criada en la misma cultura: alegre, optimista, con cariño.

También pudimos haber tenido la ‘elección’ del aborto y la anticoncepción. Estábamos bien educados, sin embargo estamos casados y escogimos tener muchos hijos”, asegura Pozo en su blog en Latino Fox News.

“La verdadera razón del fin de la infancia en Cuba escapa a la mirada de The New York Times, al igual que se le escapan muchas otras realidades de carácter humano. Los niños vienen del amor, pero el amor está casado con la esperanza.
La esperanza de que esos niños tendrán lo suficiente para comer y que el futuro albergará algo mejor que la podrida realidad del momento presente”. concluye Pozo Christie.

http://voces.huffingtonpost.com/2015/11/03/abortos-cuba_n_8455952.html