Un alquimista del papel en la Habana Vieja

Un alquimista del papel en la Habana ViejaLA HABANA, 5 oct. En un pequeño local de la calle Mercaderes, Habana Vieja, un joven con manos de alquimista convierte lo viejo en arte.

Todos los días se afana en despertar bien temprano para adentrarse en el Taller de Papel Artesanal, “mi otra casa” se apresuró en responder Josuan A. Delgado Guanche.

Allí en el No. 120 de Mercaderes entre Obrapía y Obispo, las manos de Josuan crean realidades nuevas a partir de impurezas y papeles viejos que ya nadie observa. En la rutina del día a día encuentra ritmo a su entrega incesante, toma su delantal largo, sus botas altas y comienza a triturar hojas antiguas, añosas.

“Primero selecciono el papel que voy a utilizar, limpio sus impurezas, lo hidrato en agua de 24 a 72 horas en dependencia del tipo de papel, y lo paso luego por una batidora industrial; al final lo ligo con algún colorante artificial o natural como la hoja del tabaco o el quibombo”.

“Me siento como un verdadero hacedor, pues siempre estoy tras la búsqueda de nuevos colorantes o aglutinantes como el agua de arroz con la sustancia que secreta el quimbombó al cortarlo”.

Un alquimista del papel en la Habana Vieja

Desde el 18 enero de 2015 Josuan Delgado inició sus incursiones en el Taller de Papel Artesanal de la Habana Vieja, perteneciente a la Oficina del Historiador de esa ciudad, la cual lanzó un curso que llegó a oídos del joven, quien se interesó inmediatamente por las técnicas del método tradicional: hacer papel con las manos.

“Pero lo que más me emociona de este oficio es confeccionar capa por capa las hojas, palpar esa pulpa de millares de trozos de papel que al final es materia prima reciclable desechada por los centros pertenecientes a la Oficina del Historiador u otras instituciones de la urbe capitalina”.

“Y ese es uno de los propósitos que más aprecio porque también contribuyo a devolverle vida a algo que para otros no resultaba interesante, y con ello realizo manualidades que numerosas personas persiguen y buscan en nuestro taller, como son papel de regalo para bodas, tarjetas de presentación para quinces, cumpleaños, recepciones, trajes, vestidos, además de carpetas, cartas, estuches, etc….”

En su misión social Josuan Delgado revitaliza funciones que se han perdido: la política del reciclaje y relacionarse con la materia de forma natural y humana, sin la mediación de las máquinas.

Un alquimista del papel en la Habana Vieja