Alemán tratará de batir récord entre Florida y La Habana

Photo tomado de Internet

Photo tomado de Internet

La Habana, 26 Junio  (El Iniversal)   Un empresario y navegante alemán anunció este jueves que intentará batir un récord mundial de velocidad vigente desde 1958 en el cruce en lancha rápida desde Florida a La Habana, con el fin de aportar a la reconciliación entre Estados Unidos y Cuba, reseñó AFP.

“Haré mi mejor esfuerzo”, dijo el navegante germano Roger Klüh, al anunciar en una rueda de prensa en el Club Naútico Hemingway de La Habana que consiguió los permisos de los gobiernos estadounidense y cubano para esta travesía, programada para el 1 de agosto próximo.

“Los deportes acuáticos pueden construir un puente en el futuro en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos”, afirmó Klüh, de 50 años, agregando que “en el agua esta lancha hará historia”.
En su lancha rápida ‘Apache Star’ y con otros tres tripulantes, Klüh intentará llegar en unas dos horas a La Habana desde Key West (Cayo Hueso), extremo sur de Florida, y romper un récord establecido por el norteamericano Forest E. Johnson en 1958, cuando agenció seis horas y 23 minutos.german-businessman-an-236.520.360

Cinco meses después de esa competencia, Fidel Castro tomó el poder en Cuba y comenzaron las disputas entre Washington y La Habana, con lo que desaparecieron las competencias náuticas entre ambos países, cuyas costas distan apenas 90 millas (unos 160 kilómetros).
“Esa carrera de 1958 fue reconocida por la American Power Boat Association (Asociación Estadounidense de Lanchas a Motor) como la carrera de lanchas a motor más larga para la fecha”, dijo el Club Hemingway en un comunicado.

Ahora, “57 años después del establecido por el señor Johnson, el señor Roger Klüh intentará establecer un récord de velocidad a bordo de su lancha”, agregó.
Klüh explicó que su embarcación fue construida con los “materiales más resistentes y alta tecnología”, lo que la hacen “única” para resistir travesías a alta velocidad en mar abierto, y destacó que en el parabrisas se emplearon componentes de la industria aeronáutica.

El cristal “no se quebrará aunque haya un fuerte viento”, afirmó. En el Estrecho de Florida -donde a veces hay huracanes- un navegante puede encontrar tres condiciones climáticas diferentes, dijo Klüh, quien luce barba y cabello largo, así como un tatuaje en el brazo derecho con el símbolo de su lancha ‘Apache Star’.

Indicó que avanzará a unos 100 nudos (180 km/hora) en las zonas de aguas calmadas, pero en otras deberá reducir la velocidad. “Feliz de que EEUU se abra a Cuba” El deportista germano indicó que será acompañado en esta travesía por el dueño del astillero que construyó su lancha, el norteamericano Mark McManus; por el mecánico estadounidense John Pompi; y el navegante profesional franco-estadounidense Damien Sauvage.

Klüh será el piloto y McManus el copiloto de la lancha, de dos motores y 3.000 caballos de fuerza, que navega prácticamente suspendida sobre el mar, según mostró en un video exhibido en la rueda de prensa.
El navegante alemán -que espera conseguir los permisos para que un helicóptero lo siga en esta travesía- contó que trabaja en este proyecto desde hace tres años y medio, y que había pedido permiso a Washington el año pasado para realizarla, antes del histórico anuncio de deshielo con La Habana en diciembre, pero le fue negado.

“Estoy muy feliz de que Estados Unidos se esté abriendo a Cuba, esto me da la oportunidad de cumplir mi proyecto de tres años y medio”, indicó, afirmando que en una anterior visita a La Habana con su novia libanesa comprendió “lo cerca que Cayo Hueso está de Cuba”.

Klüh, quien vive en Dusseldorf (oeste de Alemania), es ejecutivo de una empresa alemana y tiene la pasión por la navegación desde hace tres décadas. Durante 15 años fue jugador profesional de hockey en el hielo.

El Club Hemingway precisó que solo en dos ocasiones han sido establecidos récords de velocidad en el cruce en lancha entre Florida y La Habana: en 1922 por el estadounidense Gard Good (nueve horas y 23 minutos) y en 1958 por su compatriota Forest E. Johnson (seis horas y 23 minutos).