“Ahora los cubanos serán iguales al resto”

LA HABANA, 15 ene. (EFE) Jorge Dalmau llegó sin su familia a Estados Unidos en 1961. Tenía 13 años y era uno de los 14,000 niños provenientes de Cuba a causa de la Revolución.

El programa que lo acogió se llamaba Pedro Pan. Ahora tiene 69 años. Es periodista y fue coordinadorde programas educativos en el Centro Internacional de Prensa de la Facultad de Periodismo y Comunicaciones de la Universidad Internacional de la Florida.

El pasado jueves 12 de enero, el presidente Barack Obama anunció el fin de la política “pies secos/pies mojados”, que le permitía a los cubanos que tocaran territorio estadounidense quedarse sin necesidad de visa. Este anunció estremeció a miles de cubanos y puso fin a una política migratoria favorable para ellos.
Dalmau expone sus puntos de vista sobre algunos aspectos de este hecho histórico, que para él es el fin de un capítulo de Estados Unidos con Cuba.

¿Cuál es el impacto de la supresión de la política “pies secos/pies mojados” para los cubanos que viven en la isla?

El que está allá y quiere emigrar tendrá que ponerse en cola, igual que todo el mundo. Cuba siempre tuvo un tratamiento especial. Ahora los cubanos serán iguales al resto. El cubano que estaba pensando venir a Estados Unidos tenía escrito en la pared: “Si piensas hacerlo, hazlo rápido porque la puerta se va a cerrar”. Ahora lo que sucedió es que la puerta por fin se cerró. Sencillamente me imagino que ahora va a ser mucho más difícil venir a Estados Unidos.

Lea además: Donald Trump, la última esperanza de los cubanos que cruzan Panamá

¿Cuál es el origen de la política migratoria que se acaba de eliminar?

Esa política es una cosa vieja. Empezó casi con la revolución. Es un artefacto de la Guerra Fría. A los cubanos desde el principio de la revolución, en el año 1960, los admitían sin visa aquí en Estados Unidos.

Eso fue dando tumbos a través de la historia. Y como sabemos, vino a quedar en la política de “pies secos/pies mojados”.

Lo que empezó a suceder a raíz de 1995 fue que si los guardacostas te interceptaban en el mar como balsero, o sea, si todavía no tenías los “pies secos”, te montaban en una embarcación y te llevaban al puerto del Mariel, cerca de la Habana, allí el gobierno cubano te admitía como devuelto.

Si lograbas poner pie en tierra, entonces te correspondía el derecho a quedarte, según la política “pies secos/pies mojados”.

¿Le perjudicaba esa política al gobierno de la isla?

El Gobierno cubano siempre ha protestado por ese problema. Entre otras cosas porque esa política era un aliciente para que médicos y personal de salud cubanos inmigraran a Estados Unidos, puesto que podían entrar automáticamente. Cuba tiene muchos médicos en diferentes partes del mundo. En la isla les llaman Misión internacionalista.

Por ejemplo, en Venezuela había miles de cubanos, entre médicos y enfermeros. Cuba empezó a fabricar más médicos de los que hacían falta y entonces el médico se convirtió en un producto de exportación. El Gobierno cobra por ellos en la moneda que sea. A los médicos les pagan, pero nunca el total. El Gobierno se lucra con esto.

Hay médicos que abandonaron la misión en Venezuela con la esperanza de venir para acá, pero al abandonar la misión “quemaron las naves”, es decir, no pueden volver, son desertores. Hay un montón de ellos en Colombia. Ahora Obama les cierra la puerta, entonces se ven entre ambas aguas: para atrás no pueden ir, ni para acá tampoco.

¿Esta medida la solicitó el gobierno cubano o fue una iniciativa del gobierno norteamericano?

El Gobierno cubano desde hace años ha estado protestando desde todos los medios que tiene sobre la “Ley de Ajuste Cubano” (ley de 1966 que permitió la residencia de los cubanos en Estados Unidos). Ahora estamos diciendo que Obama cambió la ley. Pero conociendo un poquito cómo funcionan estas cosas, no estoy seguro que haya sido Obama el que cambió la ley. Obama es el que anuncia el cambio, pero quién quita que el departamento de Estado, por ejemplo, no le dijo a Obama que eso había que cambiarlo hace rato, y ya que se iba, por qué no hacía el anuncio.

En la mentalidad popular, Obama hizo el cambio y para el que no le gustó, Obama tiene la culpa. El Gobierno cubano estaba persiguiendo el fin de esa política desde hace años.

¿Tendrá un efecto negativo no esperado para el gobierno de la isla que se haya quitado esa política?

A esa política se le ha llamado una válvula de escape. Cada vez que se ponía mala la cosa en Cuba, la gente decía que se iba para Estados Unidos. El problema de irse a Estados Unidos no era ponerse a gestionar una visa, sino lograr llegar. Ya la cosa no es así. Si estás descontento en Cuba y te largas, ya no eres un problema para el Gobierno. ¿Qué va a pasar ahora? Bueno, pues la válvula de escape está cerrada.

¿Cómo han percibido las personas en la Florida este cambio de política migratoria?

Hay mucha variante. Todo mundo habla de la feria según le va en ella. Al que le perjudica, al que tiene un pariente que estaba en vísperas de venir y ahora no puede venir, pues naturalmente hablará pestes de esta nueva política y de Obama. Pero hablando razonablemente, tú tienes que pensar que esto no podía continuar, es un resabio de una guerra.

En Vietnam hubo una guerra con tiros y murieron cerca de 50,000 americanos y hace rato que Estados Unidos tiene relaciones diplomáticas con Vietnam. Es más, los veteranos de esa guerra van a visitar Vietnam. Sin embargo con Cuba no es así.

Estados Unidos tiene comercio con Vietnam y hubo una guerra de tiros y bombardeos de años. En Cuba no ha habido nada de eso. Sin embargo, todavía estamos en guerra con Cuba, todavía los americanos y los cubanos de aquí están en guerra con los de allá.

¿Esta medida de Obama agudiza la incertidumbre de todos los demás inmigrantes?

No creo que ni aumente ni disminuya la incertidumbre, sencillamente es un capítulo que está cerrando Obama con los cubanos. Es un capítulo tan especial que no creo que afecte en nada lo que pueda suceder con el resto de inmigrantes de Centroamérica, por ejemplo.

Hay más incertidumbre sobre qué hará Trump cuando tome posesión el viernes próximo. Una de las cosas que dijo fue que todo lo que hizo Obama en cuanto a restablecer relaciones con Cuba lo echaría atrás. Vamos a ver qué hace Trump.