El acueducto de Albear cumple 125 años

El acueducto de Albear cumple 125 añosLA HABANA, 24 ene. (Cibercuba)  Pormenorizado reporte del Sistema Informativo de la Televisión cubana que indaga en los antecedentes e historia del abasto de agua en La Habana, desde la Zanja Real -que se ejecutó entre 1556 y 1592- hasta el famoso Acueducto de Albear, considerada una importante obra de ingeniería, que obtuvo incluso premios en la exposición de París, en 1878.

La Zanja Real de La Habana fue el primer proyecto de abasto de agua llevado adelante por los españoles en América. La Zanja comenzaba en el río Almendares, y desembocaba en la conocida Plaza de la Catedral.

Hubo un segundo acueducto en La Habana, construido entre 1831 y 1835 (por orden del rey Fernando VII), que unido a la Zanja Real, que fue útil hasta 1867, servía agua a los habaneros.

Sin embargo, fue el ingeniero Don Francisco de Albear y Lara quien acabó concibiendo el proyecto final que dotó a la capital cubana de agua, de manera suficiente y potable. Lo hizo a través de la construcción de un acueducto que llevaría, por un canal, las aguas desde los manantiales de Vento hasta la ciudad.

Las obras comenzaron en noviembre de 1858 y se concluyeron en 1893. Se le denominó entonces Acueducto de Isabel II, hasta que con la llegada de la República fue nombrado Acueducto de Albear, en honor a su creador.

El proyecto obtuvo medalla de oro en la exposición de París de 1878, y Francisco de Albear fue proclamado como el más grande benefactor de la ciudad.

Albear tuvo a su cargo, además, la proyección y dirección de varias obras públicas en la Isla, entre ellas la reparación del Convento de San Agustín. También tuvo a su cargo otros proyectos de viales, alcantarillado, faros, líneas férreas, muelles y almacenes.