Cuba registra un déficit de más de 880.000 viviendas al cierre de 2016

Cuba registra un déficit de más de 880.000 viviendas al cierre de 2016LA HABANA, 14 Julio (DDC) Cuba registró al final de 2016 un déficit de 883.050 viviendas en todo el país, donde existen 3,8 millones de hogares, un fondo habitacional por lo general deteriorado y con problemas “críticos” en grandes urbes como La Habana y Santiago de Cuba.

Entre las principales causas de este problema está la “pérdida de la capacidad habitacional debido al deterioro de las edificaciones”, que en su mayoría tienen más de 30 años, explicó la directora general de Vivienda del Ministerio de la Construcción, Vivian Rodríguez, citada por la web oficial Cubadebate, reporta EFE.

En un informe ante comisiones de la Asamblea Nacional que sesiona durante varios días en La Habana y al que no tiene acceso la prensa extranjera, Rodríguez señaló “problemas críticos” en algunas zonas con mayor densidad poblacional.

Según datos oficiales, la capital cubana tiene un déficit de 206.000 viviendas, Camagüey registra una falta de 71.000 hogares, mientras que Holguín y Santiago de Cuba son las más afectadas después de La Habana, con 147.000 y 103.000, respectivamente.

La funcionaria explicó que el programa de terminación de viviendas para 2017 “presenta atrasos, pues de un plan de 9.700 casas han sido concluidas 5.722”.

Sobre los subsidios para la restauración de viviendas y la construcción de “células básicas habitacionales”, la responsable de Vivienda precisó que se completaron 56.235 expedientes de los 107.981 casos aprobados para este año.

El Gobierno cubano dice que ha destinado más de 3.000 millones de pesos cubanos (unos 120 millones de dólares) desde que comenzó el programa de subsidios en 2012, del que se han ejecutado hasta 2016 poco más del 70% del total.

Visitas de los diputados a 120 municipios del país demostraron que “prevalecen retrasos en el cumplimiento de los cronogramas de ejecución, mala preparación de las obras, demoras en la entrega de urbanizaciones y un deficiente control de la calidad durante el proceso constructivo”, reseña la nota.

Además, otro informe presentado ante la comisión reflejó “el insuficiente control en las tiendas de materiales de la construcción y la morosidad en las respuestas a los trámites de la población”.

Ante el problema, el Gobierno proyecta una estrategia en un plazo de diez años para mejorar su fondo habitacional, apoyada en el incremento de la producción local de materiales, el aumento de capacidades constructivas y la introducción de nuevas tecnologías.

La vivienda es uno de los principales problemas sociales de Cuba, y en 2014 el 40% de sus más de tres millones de viviendas estaban en mal estado.

Desde hace tres años hasta la fecha el déficit general ha aumentado en unas 200.000 viviendas, a pesar de que el Gobierno abrió en 2010 la concesión de licencias de construcción y liberó la venta de materiales.

En los debates de los diputados en la tarde del martes y en la mañana del miércoles se trataron otros temas como la fuga de cerebros, la falta de envases y los salarios insuficientes.