Air Nostrum ha sido una de las víctimas colaterales de la victoria de Donald Trump

Air NostrumLA HABANA, 14 Mayo La aerolínea española Air Nostrum ha sido una de las víctimas colaterales de la victoria de Donald Trump en las presidenciales de Estados Unidos.

La compañía que dirige Carlos Bertomeu, aliada de Iberia-IAG en los vuelos regionales en España, ha visto cómo se han enfriado sus planes de convertirse en socio de la compañía estatal Cubana de Aviación para que sus aviones operarán líneas entre La Habana y destinos estadounidenses, principalmente Miami.

El nuevo presidente ha anunciado “cambios importantes” en la relación de su país con el régimen castrista y ha enfriado las expectativas de una mejora en los vínculos bilaterales que se habían generado por el deshielo iniciado por Barack Obama.

En agosto del año pasado se produjo, después de cincuenta años, el primer vuelo comercial regular entre ambos países, protagonizado por un aparato de la compañía privada JetBlue entre Florida y Santa Clara.

Air Nostrum

Carlos Bertomeu (Air Nostrum), Ximo Puig, Rodrigo Malmierca (ministro de Comercio Exterior), Juan Francisco Montalbán (embajador español) y Adolfo Utor (Balearia). (GVA)

Cada vez eran más los americanos que sorteaban las restricciones de su propio país para viajar a la Perla del Caribe. Estados Unidos tiene prohibido a sus ciudadanos desplazarse a la isla como turistas. Sin embargo, los visitantes americanos son los segundos más numerosos solamente superados por los canadienses.

Todos estos elementos llevaron a Air Nostrum a ofrecerse a las autoridades cubanas para prestar sus aparatos Bombardier con la intención de que Cubana de Aviación pudiera hacer uso de sus derechos de reciprocidad.

Cuba no opera con sus propios vuelos por temor a que los aviones propiedad del Estado puedan ser incautados en suelo de Estados Unidos por las autoridades judiciales a petición de exiliados que han obtenido sentencias favorables contra las expropiaciones que puso en marcha Fidel Castro tras derrocar a Fulgencio Batista en 1957.

En octubre del año pasado, Bertomeu mantuvo encuentros con responsables del gobierno cubano, como el ministro de Comercio Exterior, Rodrigo Malmierca, en las que planteó la idea de prestar Aviones de Air Nostrum para cubrir las rutas con Estados Unidos. La iniciativa fue muy bien recibida en La Habana.

Sin embargo, siete meses después no se han producido avances, según admiten desde la aerolínea valenciana, en parte porque en estos momentos hay un ‘impasse’ importante en la tensa relación bilateral que los dos países mantienen desde hace lustros. No en balde, el número de vuelos regulares entre Estados Unidos y Cuba ha descendido de forma notable, según señalan las mismas fuentes.

http://www.elconfidencial.com/espana/comunidad-valenciana/2017-05-14/air-nostrum-cuba-argentina-trump-vuelos-estados-unidos-la-habana_1380706/