176 años del tramo Habana-Bejucal

havana-live-havana_bejucal_1¿Por qué Cuba fue pionera en cuanto al uso del ferrocarril? Sencillo. Segundo país en América (después de los Estados Unidos) en tenerlo, primero de América Latina y séptimo del mundo, solo doce años después del primer servicio de ferrocarril público inglés. O sea, tuvimos trenes oficiales antes que nuestra metrópolis. Sin embargo, el cobro en vidas humanas fue alto. Precio en muertos: 1 por cada 83 metros (o 12 por kilómetro) en una vía de 27,5 kilómetros. El servicio se inició con ocho locomotoras: “Cubana”, “Havana”, “Villanueva” y “La Comisión”, construidas por John Braithwaite en Inglaterra. Las restantes las fabricó Renais y fueron nombradas “Herrera”, “Escovedo”, “Villa Urrutia” y “Cruger”. La construcción del tramo Habana-Bejucal fue complicado debido a que la elevación de Bejucal sobre La Habana era de 320 pies en 16 millas, y también implicó la construcción de un puente sobre el río Almendares, el cual exigió 200 pilares de cantería importados desde los Estados Unidos.
havana-live-ferrocarrilEl viaje inaugural se efectuó a las ocho de la mañana del día 19 de noviembre de 1837, 23 meses y diez días después de comenzarse las obras. El tren partió de la estación Garcini, situada en Oquendo entre Maloja y Estrella, con unos setenta pasajeros. El precio para los de primera clase fue de 20 reales y 5 para los de tercera. Se realizó un segundo viaje en iguales condiciones a las dos de la tarde.
Dos meses después de la inauguración ocurre el primer accidente: un toro es atropellado; la locomotora se descarrila y las vías se desplazan. Antes de terminar el primer año, cuatro locomotoras estaban fuera de servicio.
Luego se hizo una ampliación hasta Güines, un tramo mucho más sencillo gracias al terreno llano. El coste total de la obra fue de 2 005 000 pesos. El 19 de noviembre de 1838 se inauguró el tramo: Habana-Bejucal-Güines.
Sí, el precio de la locomotora en Cuba fue caro, pero más caro hubiese sido no tenerlo. Los tiempos de viaje entre las diferentes villas y el transporte de mercancías agilizó la vida de la metrópoli española. No obstante, las recaudaciones no fueron tan jugosas como se esperaba. En 1939 solo se recuperaron 308 276 pesos ente pasajes y carga.
Han pasado 176 años y el tren en Cuba se mantiene como uno de los principales medios de transporte para la población y de mercancías. Un ejemplo claro es el proyecto de ferrocarril que conectará al puerto de Mariel con la red ferroviaria nacional o la reciente reparación del trazado Habana-Santiago.